viernes, 4 de febrero de 2011

Encimeras de Piedra - Recomendaciones (Iª Parte)

En colaboración con uno de nuestros marmolistas, Marmoles Marcial, queremos presentaros una pequeña guia de características, recomendaciones y precauciones para vuestra encimera de piedra. Crearemos tres entradas, una para cada tipo. Comenzaremos por las Encimeras de Compacto de Cuarzo (Sílice), seguiremos por las Encimeras de Granito y finalmente Encimeras de Mármol.

Esperamos que os sea útil, tanto para una elección futura como para los cuidados diarios de vuestra encimera. Para que siempre se conserve como el primer día.

Encimeras de este material: Silestone, Eco, Compac, CaesarStone

ENCIMERAS DE COMPACTO DE CUARZO (SÍLICE)

Características
El cuarzo es uno de los materiales más duros que se pueden encontrar en la naturaleza. Esta encimera al poseer aproximadamente en 95% de cuarzo, puede mostrar ligeras diferencias en las variaciones de tonalidad. El 5% restante está compuesto por pigmentos colorantes y resinas de polímeros de muy alta calidad.

Esta composición hace que sea una superficie no porosa, la más apropiada para encimeras de cocina, fácil de limpiar y extremadamente higiénica. Es resistente a los aceites y a los líquidos: químicos o ácidos, que se usan habitualmente en las casas. Estas sustancias no pueden penetrar en la superficie y provocar variaciones de tonalidad en el color.

El cuarzo es el principal componente. Este material es altamente resistente al rayado, a los golpes, a las manchas y a la suciedad, en general.

Como todos los demás productos elaborados a partir de la piedra natural posee la máxima dureza; así, como una gran resistencia al impacto y a la flexión; es resistente al desgaste por rozamiento, a heladas y a la compresión; no posee prácticamente dilatación térmica y es mucho más resistente al calor que otros materiales utilizados para elaborar encimeras. Posee una gran resistencia a la abrasión, al fuego, al agua hirviendo, al hielo y a las temperaturas moderadamente altas durante un breve período de tiempo.

Recomendaciones de Uso
El cuidado y la limpieza de estos materiales es muy fácil. Los restos de comida y residuos que se depositen, no pueden penetrar en el material, garantizando máxima higiene.

Para eliminar cualquier colorante fuerte, resto o residuo (café, vino, vinagre, limón, refrescos, aceites y grasas), basta con pasar un trapo húmedo impregnado de detergente de PH neutro. Aclarar con agua y secar.

Para limpiar restos de comida secos, chicles, quitaesmalte, pintura seca, etc. hay que rascar primero con una cuchilla.

Las manchas rebeldes o restos de comida se pueden eliminar con los detergentes que se usan en el hogar. Frotar fuertemente con un estropajo para vitrocerámicas y aclarar con agua.

Para eliminar marcas de metal en la superficie, basta con utilizar cualquier agente limpiador normal y un estropajo. Frotar fuertemente con un estropajo para vitrocerámicas y aclarar con agua.

Manchas de grasa: aplicar una pequeña cantidad de detergente y frotar sobre la mancha con un paño. Aclarar seguidamente con agua.

Manchas de cal del agua: verter vinagre (u otro ácido débil diluido) sobre la superficie de la encimera y dejar actuar durante I minuto. Aclarar con agua.

Manchas de silicona: utilizar un poco de disolvente universal. Verter el disolvente (que no tenga en su composición diclorometano, dicloruro de metileno ni 2-cloro-metano) sobre la mancha, frotar con un estropajo para vitrocerámicas y aclarar con agua.

Mercromina: frotar con un trapo humedecido en lejía jabonosa. Aclarar seguidamente con agua.

Acetona, disolventes, amoniaco o ácidos débiles pueden utilizarse para eliminar una mancha determinada; tras frotar, eliminar el producto aclarando con agua limpia.

Las encimeras no necesitan una especial limpieza, ni detergentes específicos para conservar el color y el brillo. Para la limpieza diaria, con una esponja, un poco de agua y jabón PH neutro.

PrecaucionesAunque estos materiales son muy duros y resistentes al rayado, es recomendable el uso de una tabla de cortar.

No deposite nunca recipientes calientes, particularmente de fundición, recién retirados del fuego, horno, microondas, etc., directamente sobre la encimera o en el fregadero de compacto de cuarzo. El calor desprendido podría dañar cualquier superficie. Es recomendable el uso de varillas inoxidables salvaencimera. Si tiene que verter líquidos en ebullición en el fregadero, tenga el grifo de agua fría abierto al mismo tiempo para evitar daños. Los recipientes deben ser del mismo tamaño que la placa y debe quedar centrada. Un recipiente que sobresale puede quemar la superficie del contorno.

No colocar la encimera en lugares con una intensa radiación solar ni exponerla a lámparas de rayos Uv.

No usar detergentes abrasivos fuertes o blanqueantes (lejías). Cuando este producto permanece en la encimera durante más de 12 horas la encimera puede perder brillo, debe aclarar con agua inmediatamente.

No utilizar hidrofugantes o selladores para realzar el brillo.

No utilizar bajo ninguna circunstancia productos que contengan base de cloro: tricloroetano y cloruro de metileno presentes en decapantes, disolventes o desengrasantes de metales; ni productos que contengan ácido fluorhídrico (productos antiherrumbre), ácido yodhídrico o diclorometano.

Evitar los agentes limpiadores agresivos como desengrasantes (sosa caústica) y limpiahornos/grill con niveles alcalinos /PH altos, superiores a 10.

Si la superficie queda expuesta por accidente a cualquiera de los productos anteriormente mencionados, enjuagar inmediatamente con agua para neutralizar el efecto.

Evitar el roce o impacto de objetos sobre la aristas de la encimera. La superficie de la encimera no se debe pulir.

No dejar granos de arena, ni utilizar detergentes en formato granular en la encimera. Si una olla o cazuela se coloca sobre los granos, éstos pueden provocar rayados.

Los acabados mate necesitan un mayor cuidado y limpieza debido a su superficie más rugosa.