viernes, 14 de octubre de 2011

Como limpiar el acero inoxidable

Seguro que la mayoría se ha preguntado alguna vez ¿como limpiar el acero inoxidable de nuestro hogar? Por ello, os dejamos esta guía creada por Euro Inox, la asociación para el desarrollo del acero inoxidable en Europa.

Para empezar, lo primero que hay que tener en cuenta ¿Qué herramientas y productos puedo utilizar?


Las siguientes herramientas y productos son muy efectivos y no dañan las superficies decorativas:
• Esponjas suaves y paños (microfibra)
• Agua con jabón (limpieza de grasa)
• Vinagre diluido (limpieza de cal)
• Bicarbonato sódico (limpieza de restos de café)
• Sosa o Carbonato sódico (limpieza de restos de té)
• Disolventes alcohólicos (limpieza de adhesivos)
• Limpiadores de aerosol libres de cloruros (para acabados de inoxidable pulido espejo)
• Pastas y aerosoles específicos para cromados y aceros inoxidables (para su limpieza y protección)


Hay que tener especial cuidado cuando se usan:
• Estropajos de acero inoxidable (riesgo de arañazos)
• Lejía y desinfectantes (riesgo de corrosión)

Productos inapropiados:
• Limpiador en polvo (arañazos)
• Estropajos de acero al carbono (arañazos y corrosión)
• Limpiadores de plata (corroen el acero inoxidable)

¿Cómo puedo limpiar manchas de de dedos de vitrinas, campanas de extracción y otras superficies decorativas?
En la mayoría de los casos, un trapo suave o una esponja con agua y jabón darán un resultado perfecto. Otro método fácil es usar un paño húmedo de microfibra. En los acabados de acero inoxidable tipo espejo, los limpiadores de cristal tienen un buen funcionamiento. Hay que evitar productos abrasivos, ya que pueden producir arañazos. En satinados y pulidos, limpiar siempre en la dirección del pulido y no perpendicular a él.

¿Qué puedo hacer con la suciedad más complicada, por ejemplo, la del fregadero de la cocina?
Para la suciedad persistente, como las manchas de grasa o de té, un limpiador en crema (no en polvo) suele funcionar. Se recomienda dejar las superficies completamente secas, especialmente en zonas de agua dura, con el fin de evitar marcas de agua y cal.

¿Cómo puedo limpiar los restos de cal?
Si el limpiador en crema no es suficiente, se han de tratar los restos de cal con una solución al 25% de vinagre, dándole tiempo para disolverse. Posteriormente limpiar, enjuagar abundantemente y secar con un paño. Si se quiere evitar el olor a vinagre, el ácido cítrico es una alternativa.

¿Cómo elimino los restos de adhesivo?
Dependiendo del adhesivo, se pueden eliminar con agua, disolventes alcohólicos o acetonas que no ataquen al acero inoxidable.

¿Hay alguna práctica de limpieza que deba ser evitada?
Los desinfectantes concentrados que contienen lejías (hipoclorito de sodio) pueden dañar el acero inoxidable. También, productos diluidos pueden hacer que el acero inoxidable se oxide si se dejan mucho tiempo en contacto o no se enjuagan adecuadamente. Aunque muchos limpiadores sean específicamente indicados para el acero inoxidable, hay que tener mucho cuidado y seguir las instrucciones cuidadosamente. En las disoluciones recomendadas, el tiempo de exposición y la temperatura deben de estar controlados. Al aclarar las superficies se debe tener cuidado de no dejar restos de limpiador ni producir arañazos.

La sal o los limpiadores que contengan cloruros pueden producir daños. Echar un vistazo a la composición: si aparece el símbolo “Cl”, existe posibilidad de que el producto dañe metales como el acero inoxidable. Los polvos de limpieza duros pueden provocar arañazos.

Los estropajos de lana de acero común no son recomendables ya que dañan el acero inoxidable de dos maneras. No sólo provocan arañazos, sino que los restos de metal pueden impedir la autoregeneración de la capa pasiva del acero inoxidable.

Los limpiadores para plata pueden contener cloruros y ácidos que no sean adecuados para el acero inoxidable.

Esperamos que os pueda servir de ayuda. Os dejamos también el enlace a la versión completa, que podréis descargar desde la página de Euro Inox.